domingo, 22 de mayo de 2011


TRAVESÍA DE GETARES (ALGECIRAS) A TARIFA

Quien es capaz, de aguantar
Toda esa rabia alimentada por su odio.
Odio, ¿para qué?, Odio pa vivir.
Sentir la sangre que te corre
Que te sale de la piel.

Pero no olvides que hay gente detrás,
Que sois un norte para crear, la otra alternativa
Tenéis mi corazón.
Aun queda mucho que aprender
Darán su brazo a torcer
En la guerra que inventaron, y jamás debió existir
Quizá no quede otra solución,
Callar las armas, no es renunciar
A ser un pueblo libre, a ser un pueblo más.

A finales del año 2000 se reunieron en el Estudio Central de Punta Paloma (Tarifa) los componentes del grupo musical Reincidentes, para grabar un mini LP titulado La Otra Orilla. En él se critica la situación que viven los llamados “inmigrantes ilegales” que cruzan el Estrecho en pequeñas embarcaciones explotadas por mafias que  se lucran de lo poco que tienen algunas personas que se ven obligadas abandonar sus familias y sus raíces en busca de una situación mejor.  Después de jugarse la vida en la travesía se ven en la mayoría de los casos abandonados por una sociedad capitalista que en cierta forma es “culpable” de la situación en la que viven en su tierra o bien por las dictaduras que en algunos países se regentan.
Los beneficios obtenidos de la venta de este disco fueron destinados al MLI (Movimiento de Liberación de Inmigrantes), y a otros colectivos con el mismo fin.
 Hay un camino, que posiblemente es el más meridional de Europa, que une las poblaciones de Algeciras y Tarifa, a través de un paraje incomparable, frontera entre el mar y la montaña, entre el sur y el norte, entre el bienestar y la necesidad;  pues allí, nos fuimos a caminar.
Partiendo desde Punta Carnero, cerca de Algeciras, y desde donde disfrutamos de unas excepcionales panorámicas de toda la Bahía de Algeciras, así, como del peñón de Djebel Tarik (Gibraltar, en manos del gobierno Británico por el momento), de Ceuta, el Djebel Musa (Morocco), y de unas luces inigualables, al lindar dos mundos distintos pero con un paisaje común muy cercano.
Vistas de la costa Marroquí
 Una vez que cruzamos la urbanización de Getares y Punta Carnero, nos dirigimos por un sendero costero hacia una casa  cuartel de la guardia civil en ruinas, situada en un altiplano junto a un acantilado, y vamos buscando la Torre del Fraile (de defensa costera y también en ruinas, es una construcción de tipología de pezuña), situada a bastante altura sobre el nivel del mar y desde aquí seguimos el sendero que baja a la playa, cuya base es de cantos rodados de gran tamaño de los aportes de los ríos y arroyos.
 Estas playas, debido a su dificultosa accesibilidad, sólo están frecuentadas por pescadores y senderistas, además de vacas y avifauna de todo tipo. Una vez alcanzada  la Punta del Fraile, el sendero va tomando altura nuevamente y se nos va cerrando lamentablemente por culpa del poco tránsito que tiene, y donde el lentisco, jerguenes (Herguenes), jaras, zarzas y demás, te van cerrando el paso teniendo que recorrer un tramo de aproximadamente kilómetro y medio luchando e incluso en cuclillas para poder avanzar, por lo que se hace imprescindible llevar una chaqueta fuerte para no acabar como el “Cristo”. 
Por aquí hay que pasar
Tras ese tránsito dificultoso volvemos a disfrutar del mar y del monte bajo, así, vamos buscando nuestro próximo objetivo, que es la ensenada del Tolmo. Generalmente se utiliza este término para describir una entrada de agua circular o redondeada con una boca estrecha. Aunque coloquialmente el término se usa para referirse a cualquier bahía abrigada, tenemos que considerar a la ensenada como una entrada de agua de menor dimensión que una Bahía.
Ensenada del Tolmo
Dominando ésta, observamos la fortaleza del Tolmo, casi derruida, y aquí volvemos a tomar un  sendero que baja a la playa. Lamentablemente casi toda la costa está llena de restos de basura flotante,  y que por no tener accesibilidad en este caso, la limpieza es difícil, así que, esta situación va a peor con el paso de los años, ya que el ser humano, destructor por naturaleza, se entretiene tirando al río o al mar todo lo que pasa por sus manos y ya no le es de utilidad.
Sabura acumulada...
Una de mis distracciones cuando paseo por la montaña o el mar  (kayak) es recoger la basura que otros desaprensivos van tirando, ya que hay que tomar conciencia de intentar dejar la naturaleza un poco más limpia de lo que nos la hemos encontrado.

Paso complicado..
Al atravesar esta playa, volvemos a tomar altura sobre espectaculares acantilados, desde los cuales vamos observando un fenómeno geológico que se da en esta zona y es poco conocido, Flyschs de Algeciras, que están datadas del Eoceno-Oligoceno con unos materiales como arcillas, margo-calizas, calcarenitas y arenisca micáceas que van disgregando los materiales arcillosos, más blandos, y permaneciendo los más duros de caliza que forman una estructura de calas alternas a lo largo de toda la costa.
Flysch de Algeciras
Cruzamos la desembocadura del arroyo Botija, y el grupo de montaña de Chiclana  (con Gilberto y Mº Eugenia al frente del grupo), en pleno, tomó asiento en la pedregosa playa para retomar fuerzas antes de continuar la caminata hacia la cala de Arenillas, 
Nuestros montañer@s: Gilberto,  Juan,  Mº Eugenia y Paco
donde paramos a la sombra para degustar el almuerzo, y la sorpresa fue cuando Emilio sacó de su mochila un barril de 5 litros de cerveza… ¡rediós¡
Nuestro Restaurante
Tras el merecido almuerzo, salimos de la cala con rumbo costero y hacia la desembocadura del rio Guadalmesí,  en este lugar encontramos una bella torre de defensa de planta circular y en un  estado de conservación mejor que la anterior. 
Torre Guadalmesí
Una vez alcanzado este punto, y viendo la presencia de actividad humana (vehículos, casas…), cabe la posibilidad de plantear la ruta más corta trayendo un coche hasta aquí desde la carretera del puerto del Cabrito, por si no se tiene la posibilidad del bus, que es como lo hicimos nosotros con el Club de Montaña de Chiclana.
 Al subir a la altura de la torre, la visión del faro de Tarifa te da una falsa sensación de que la travesía ha terminado, pero aún quedan más de dos horas y media de caminar, subiendo y bajando, y disfrutando de unas formaciones geológicas impresionantes por todo el litoral. 

Se hace camino...
En nuestro caminar hemos dejado atrás muchas construcciones  defensivas que se han prodigado a lo largo de la costa por su situación estratégica a lo largo de los siglos, que van desde atalayas de vigilancia, torres medievales, torres de vigía, fuertes, puerto de origen púnico y, más recientemente casas cuarteles y bunkers, que se construyeron después de una calamitosa guerra civil, ya que el dictador pensó que las tropas aliadas podrían invadir por aquí, por tratarse de un punto trascendental, y blindó la costa con artillería para evitarlo… tuvo que suponer un gran gasto inútil para un estado, ya de por sí, castigado como consecuencia de la contienda.
Bunker y cuartel
Conforme vamos avanzando vemos las instalaciones del SIVE muy cerca del camino, así como, restos de embarcaciones abandonadas posiblemente utilizadas para la travesía del estrecho por grupos de inmigrantes. 
Sin comentario...
Tras una larga jornada entre dos orillas, llegamos a las murallas del castillo de Guzmán el Bueno (Tarifa).
Puerto de Tarifa
Ficha Técnica

Localización: Parque Natural del Estrecho
Población: Algeciras-Tarifa (Cádiz)
Altitud: 300ms
Distancia: 23 Kms
Desnivel: 350ms
Dificultad: Baja
Trazado: Lineal

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada