lunes, 6 de agosto de 2012

VEGA DE LIORDES



Acostumbrados a los calores del estío gaditano, nos levantamos a las claras de la mañana, lloviznando y con una temperatura bastante baja para tratarse de la segunda mitad del mes del emperador Julius Caesar.
A la pregunta de Isa, sobre ¿qué vamos a hacer, si está lloviendo?... respuesta del que escribe: Pues vamos a subir a la montaña… y nos llueve, pues nos ponemos el impermeable, es lluvia de verano. Me gusta ser fiel al dicho montañero: “Quién mucho mira las predicciones meteorológicas, pasa demasiado tiempo en la taberna”, y va con doble sentido, pues antes se miraba la tele en el bar…
Salimos caminando desde el Camping “El Redondo”, hacia el aparcamiento de Fuente Dé, que debe el topónimo al nacimiento del río Deva, a 1078m de altitud, y desde donde no se tenía visibilidad ninguna del impresionante circo calizo, de origen glaciar, que rodea todo el paisaje hacia el norte, desde Peña Remoña hasta el Pico de Valdecoro. Parecía que habían robado la montaña… “estos políticos nos lo están quitando todo…” menos las ganas de andar, claro está.


El día anterior habíamos llegado con el cielo despejado, después de un baño en el Cantábrico, en la playa de Torimbia, en Niembro, pero hoy la meteorología había cambiado radicalmente.


Comenzamos a caminar sobre las 9 de la mañana por el camino que discurre junto al borde del bosque de avellanos de Monte Quebres, buscando la única senda ascendente que cruza diagonalmente hacia nuestra derecha visionándola desde el aparcamiento.


De lejos da la impresión de que tendremos que caminar por una pared, pero como la niebla no nos dejaba ver nada… “ojos que no ven… vértigo que no sientes” y por este sendero, sin poder salirnos de él, vamos entrando a la Canal del Embudo, por lo que se llama Los Tornos de Liordes.
Los Tornos no son más que los 38 zig-zags, o curvas de 180º que tendremos que dar para ir, con coraje, ascendiendo bastante desnivel en muy poca distancia; este camino se construyó a partir de 1850 por el ingeniero Marcial Olavarría, para poder bajar el mineral extraído en la Vega de Liordes.


Sólo a veces podíamos disfrutar muy escuetamente de las vistas del valle de Liébana, lo que en 1891 era considerado por el conde de Saint Saud como un “horrible precipicio”, cuando la espesa niebla se diluía un poco y dejaba pasar la luz al completo.


Al pasar bajo las impresionantes paredes de la cara sur del Pico de La Padierna (2319m), empezamos a ver el azul del cielo, pues en altitud, estaba despejado.


La Vega de Liordes es un gran valle verde, situado a más de 1800m de altitud, y rodeado de enormes monumentos calizos totalmente verticales, como el ya mencionado antes, la Torre del Llambrión, Torre Sin Nombre, Torre Blanca (todas al Norte), Torres del Hoyo de Liordes y de Salinas, al Oeste, y Pedabejo, Alcacero y Peña Remoña al Sur y Este.


Nos relajamos, tomamos algo de lo porteado en las mochilas, visualizamos el plano para tomar una decisión, y seguimos caminando por la parte alta de la Vega, hacia el Collado de la Padierna, donde tras un descanso y disfrute visual de uno de los entornos más espectaculares de Picos, y por ende, de 


nuestra querida piel de toro,  ingerimos nuestro bocata. Esta tranquilidad en la montaña, es lo que siempre hemos buscado… como por la mañana la niebla no dejaba ver nada, vimos gente llegar al aparcamiento y darse media vuelta, supongo que por miedo a perderse, por eso apenas nos cruzamos con media docena de montañeros. Y por eso cada vez me gusta más All You Ever Wanted, de The Black Keys.


Mientras te sientas a almorzar, las Chovas Piquigualdas se acercan a ver si les das algo de comer, pero no tuvieron suerte con nosotros, pues somos partidarios de que la fauna salvaje debe buscarse la vida de otra manera, cumpliendo con su cometido en la cadena trófica; si alimentamos con nuestras costumbres gastronómicas a estas aves, no les estamos haciendo ningún bien.


Pasando el collado de Padierna, se toma una vereda, que viene de Collado Jermoso y se dirige al Caben de Remoña por el Alto de la Canal (2030m), evitando bajar al casetón  de Liordes y perder 200m de


altura que luego tienes que recuperar, pues nuestra decisión fue bajar la Canal de Pedabejo para llegar a 
Fuente Dé y trazar un recorrido circular, siempre más interesante. 


Una vez bajo la Canal, y antes de llegar a la majada de Pedabejo, tomamos el camino de la izquierda, como casi siempre, más interesante que la derecha, y siguiendo los gitos (hitos) vamos alcanzando Las 


Invernales, Las Berrugas, para por un cómodo carril rodeado de hayas (Fagus sylvatica) y algún acebo (Ilex aquifolium), ir arribando al camping.

  Datos Técnicos

Localización: Parque Nacional de los Picos de Europa
Población:  Fuente Dé (Cantabría)
Altitud máxima: 2.122 m
Distancia recorrida: 13,72 kms
Desnivel: 1.081m
Tipo de trazado: Circular
Clima: Alta montaña

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada