viernes, 17 de marzo de 2017

Ascensión al Salamadre (1303m)

Se trata de una de las elevaciones de la Sierra de Libar que no reza con topónimo en la cartografía. Hacia su vertiente SE, goza de tramos muy escarpados, incluso verticales, y de unas vistas difícilmente mejorables del polje de Libar.
Es un sector del parque que cada vez cuenta con más visitantes, pues las posibilidades de disfrute son amplias, al igual que las que nos ofrecieron Trapeze en 1970, donde Glenn Hughes tocaba el bajo y cantaba… aquello que hacían era Hard Rock, además del bueno, y en una época incomparable. Esta gente preparó el camino para otros muchísimos grupos que aparecerían años más tarde.
Para llegar a la base de la montaña que nos atañe, debemos tomar el camino que va a la Sierra de los Pinos, si salimos desde Villaluenga. Subir a los Navazos de Libar es posible desde el Puerto del Correo, o tomando la Colada al Abrevadero del Herrumbroso, frente a la casa de las Merinas. Este camino nos deja en la casa de los Pinsapos, y en suave ascenso tomando el camino de la derecha, conforme arribamos a la casa, nos acercaremos a nuestro objetivo. Se trata de un paseo suave, aunque desde la bajada a los llanos nos parezca que va a resultarnos larga. No lo es para nada.
La parte alta del Salamadre es preciosa y “disfrutona”, si ascendemos desde Peñón Bermejo. Hay camino, pero se pierde con facilidad cuanto más arriba estamos. Vemos que hay ciertas paredes esperando nuestra osadía, pero localizamos un hito clave, en una pequeña brecha… ¡ese es el paso! Una vez superado, es muy fácil, nos vamos hacia la izquierda buscando la arista cimera.
En la cumbre, con tacto construimos un generoso hito, que sirvió de modelo de referencia para dar fe de nuestro paso por la cota más elevada… no durará mucho, pues lo tirará el viento.
Para bajar, tomamos otro camino, que está más transitado y es muchísimo más sencillo. Este nos dejará en el camino de aproximación, y en un santiamén habremos llegado a la casa de los Pinsapos.
Una semana antes nos dimos la vuelta porque no paró de llover. Cuando los Bandoleros.



Aquí el camino es un poco dificultoso.

To parriba.


El Polje de Libar de fondo.

El paso clave.


Por el centro to parriba y tó.

Los Llanos del Republicano... que buen nombre para unos llanos.




Sierra de las Nieves totalmente limpia.

Y construímos un hito.

Asomado a un balcón.

Colores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada