jueves, 1 de junio de 2017

El caballo, como el Peñón: Grande.

No vamos ni a describir ni a contar nada nuevo, ya que este maldito peñón lo hemos escalado varias veces. La última vez, en 2015, y está por el blog.
Si es cierto que la escalada, cada vez la practico menos… por hache o por be. Pero es una de las actividades más emocionantes por lo variado de su progresión, interesantes desde el espejo de lo físico, ya que se trabajan todos los músculos… enriquecedora, si la pasamos por el tamiz de la técnica, ya que se aprende muchísimo sobre aspectos que te pueden ayudar en lo cotidiano… y por supuesto fraternal, ya que el grado de responsabilidad y cariño que se adquiere sobre quien va atado al otro extremo de las cuerdas, es único.
El año en que yo nací, el Papa Pablo VI hizo alguna declaración sobre los anticonceptivos, y en ese momento, nacía una banda de Rock alemana, que se llamó Birth Control. Hay un disco de 1971 que es buenísimo, se llama Operation, y las guitarras son tremendas. Se merece una escucha, tanto si te gusta la música, como si lo tuyo es la escalada.
Esta vez no hay fotos de la progresión, ya que cuanto menos peso llevemos, mejor… que la quincalla ya aporta lo suyo.






No hay comentarios:

Publicar un comentario